• back
  • 5.3.1-ALGODÓN ORGÁNICO

  • header SP 
  • Algodón orgánico

    Capítulo 5 - Segmentos de mercado - Algodón orgánico: una oportunidad para el comercio    

     
     

    El algodón orgánico es un algodón que tiene su origen en la agricultura orgánica. Una producción se considera “ecológica” cuando ha sido certificada como tal por organismos independientes de inspección y certificación con arreglo a las normativas y disposiciones vigentes en el país o la región de que se trata o por el mercado al que va dirigida dicha producción para su consumo.

    La Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Biológica (IFOAM), el organismo que representa la agricultura orgánica en todo el mundo, define “agricultura orgánica” con arreglo a cuatro principios16:

    • El principio de salud. La agricultura orgánica debe sostener y promover la salud de suelo, planta, animal, persona y planeta como una sola e indivisible.
    • El principio de ecología. La agricultura orgánica debe estar basada en sistemas y ciclos orgánicos vivos, trabajar con ellos, emularlos y ayudar a sostenerlos.
    • El principio de equidad. La agricultura orgánica debe estar basada en relaciones que aseguren equidad con respecto al ambiente común y a las oportunidades de vida.
    • El principio de precaución. La agricultura orgánica debe ser gestionada de una manera responsable y con precaución para proteger la salud y el bienestar de las generaciones presentes y futuras y el ambiente.

    En general, el objetivo de la agricultura orgánica es hacer un uso óptimo y sostenible de los recursos naturales locales para una producción en la que no se utilicen insumos externos como pesticidas sintéticos, fertilizantes químicos, herbicidas, defoliantes y semillas genéticamente tratadas o modificadas (GM). Sí podrán utilizarse insumos externos “ecológicos”.

    Aquellos agricultores que deseen pasarse a la agricultura orgánica deberán superar un período de conversión que puede durar entre uno y tres años, dependiendo de su historia de alternancia de cultivos. El período de conversión es necesario para permitir que el suelo y el entorno se recuperen de anteriores prácticas de cultivo, mientras se aplican métodos de producción ecológicos. La producción durante el período de “conversión” no se podrá vender como “orgánica” y, normalmente, no obtiene un precio más alto en el mercado. Los riesgos y costos de la conversión suponen una importante barrera a la adopción de la agricultura orgánica.

    La producción orgánica necesita, generalmente, más mano de obra, y las cosechas pueden ser – aunque no necesariamente – menos abundantes que con los métodos de producción convencionales. Los agricultores ecológicos suelen obtener mejores precios para su producto y compensan así las pérdidas por la cosecha menor, el aumento de las operaciones de tratamiento y los costos adicionales, como la inspección y certificación. Los productores podrían recibir también una prima para garantizar su fidelidad con el plan orgánico.

    Normas
    La Unión Europea (Reglamento (CCE) nº 2092/91)17, los Estados Unidos (NOP)18 y el Japón (JAS), entre otros, protegen el uso del término “ecológico” en los alimentos y derivados alimenticios que se comercializan. Las normativas son aplicables a los productos derivados de la agricultura y la ganadería, pero no a productos como el pescado ni productos no alimentarios como el algodón. No existe, por lo tanto, ningún requisito legal en particular para poder importar y vender algodón orgánico y productos confeccionados con algodón orgánico en los principales mercados de consumo del Norte, aparte de aquéllos para el algodón convencional.

    Sin embargo, para distinguir el algodón procedente de cultivos ecológicos garantizados del algodón convencional, los agentes del mercado sólo considerarán que es “orgánico” cuando el algodón en rama haya sido cultivado en explotaciones agrícolas ecológicas certificadas y desmotado en desmotadoras orgánicas certificadas. La certificación por parte de terceros suele ser necesaria para respaldar las reivindicaciones del productor en lo que respecta a la naturaleza ecológica del algodón y para reforzar la confianza entre el proveedor y el comprador.

    El algodón en rama y la fibra de algodón orgánicos19 deben tratarse por separado en todo momento del algodón convencional; ya sea en el campo, el almacenamiento en el pueblo, el transporte hasta la desmotadora, durante el desmotado, el almacenamiento en el desmotadora o en el puerto o durante el trayecto hasta la unidad de elaboración textil. Esta separación debe ser debidamente documentada y registrada con vistas a una posible inspección o certificación por parte de terceros. Los compradores suelen exigir un “certificado de transacción” de terceros que garantice que la fibra de algodón ha sido producida según las normas orgánicas.

    La fijación de normas para el tratamiento y el comercio de fibra de algodón orgánica es el resultado de una iniciativa privada. La falta de regulación respaldada por una política gubernamental puede considerarse un punto débil de la actual organización del sector del algodón orgánico. Esta situación dio lugar, por ejemplo, a que la IFOAM hiciera un llamamiento a la Unión Europea (UE) para que incluya los productos textiles orgánicos en la revisión de 2006 del marco legal de la UE para la agricultura orgánica (IFOAM, 2005).

    Requisitos en materia de tratamiento

    También se han elaborado normas privadas sobre cómo convertir, sin dañar el medio ambiente, la fibra del algodón orgánico en hilo, tela y prendas de vestir. Son muchas las normas de carácter voluntario sobre la transformación orgánica del algodón y los productos textiles orgánicos que han sido desarrolladas, entre otros, por los siguientes organismos de control y certificación: Control Union/Skal (Países Bajos), Organic Trade Association (OTA) (Estados Unidos), Internationaler Verband der Naturtextilwirtschaft (IVN) (Alemania), Soil Association (Reino Unido), Japan Organic Cotton Association (JOCA) (Japón) y Naturland (Alemania). También las empresas a nivel individual podrán establecer sus normas sobre el tratamiento ecológico de sus productos textiles y del vestido confeccionados con algodón ecológico 100%20.

    Ya está en marcha la armonización global de las normas sobre los productos textiles orgánicos. Los organismos de certificación IVN, JOCA, Soil Association y OTA21 han redactado recientemente las normas Global Organic Textile Standards (GOTS), y se espera que otros organismos de certificación se unan a esta iniciativa, que fue lanzada el 1º de octubre de 2006. Las normas armonizadas tienen la finalidad de garantizar la condición orgánica de los productos textiles, desde la recolección de la materia prima, pasando por un proceso de fabricación ambiental y socialmente responsable, hasta el etiquetado, que ofrezca al consumidor final todas las garantías. Las normas GOTS permiten a los fabricantes de productos textiles distinguir las telas y prendas orgánicas con un certificado que es reconocido en todos los principales mercados mundiales, lo que supone un importante paso hacia la armonización y la transparencia de las etiquetas de los productos textiles (OMI, 2006).

    Organic Exchange, una red de empresas que trabajan con algodón orgánico ha establecido normas sobre la certificación de productos textiles, según las cuales no es necesario que todo el algodón utilizado sea orgánico. La norma Organic Exchange Blended Standard (2005)22 se refiere al seguimiento y rastreo de la fibra de algodón orgánico certificado que se mezcla en productos textiles convencionales, por ejemplo en una proporción del 5% de algodón orgánico con el 95% de otras fibras (algodón convencional, fibras sintéticas, lana, etc.).

    Por último, existen varios proyectos de etiquetado, públicos y privados, que examinan la sostenibilidad del tratamiento textil desde la perspectiva de la seguridad del consumidor y las alergias a determinados productos textiles y prendas de vestir. Algunos ejemplos son la etiqueta ecológica “La Flor de la UE” para productos textiles y proyectos como Oeko-Tex 100, que garantiza bajos niveles de residuos químicos en los productos finales23. Estos proyectos, sin embargo, no exigen que se utilice fibra de algodón orgánico.


    15 Existe un documento técnico más detallado con el mismo título, elaborado por Peter Ton, que el CCI pone a disposición de todo aquel que lo solicite.

    16 La IFOAM se dispone a establecer una definición plena de “agricultura orgánica”, prevista para 2008. Véanse los cuatro principios de orientación en http://www.ifoam.org/about_ifoam/ principles/index.html.

    17 Para una explicación del marco normativo de la UE en materia de agricultura orgánica, véase http://ec.europa.eu/agriculture/qual/organic/brochure/abio_es.pdf

    18 Véase el USDA Programa Orgánico Nacional (NOP) en www.ams.usda.gov/nop/NOP/standards.html.

    19 La semilla de algodón tiene un valor mucho más bajo (un 10%–15% del valor del algodón en rama) que la fibra de algodón (85%–90%). La semilla de algodón ecológica obtenida tras el desmotado (cerca del 55% del peso del algodón en rama) puede ser tratada también como ecológica, por ejemplo para su uso como pienso en la industria lechera ecológica.

    20 Algunos ejemplos son Remei (Suiza; etiqueta bioRe) y OTTO (Alemania; etiqueta Pure Wear).

    21 Las normas Global Organic Textile Standards están resumidas en www.global-standard.org.

    22 La norma OE Blended Standard 2005 puede consultarse en www.organicexchange.org.

    23 Para una breve comparación del proyecto La Flor de la UE y el proyecto Oeko-Tex, véase www.eco-forum.dk/textilepurchase/index_files/Page2303.htm.