• back
  • 4.7.2-ANÁLISIS TÉCNICO DE LOS MERCADOS DE FUTUROS

  • header SP 
  • Análisis técnico de los mercados de futuros

    Capítulo 4 - Compraventa de algodón - Compraventa de futuros  

     
     
    El análisis técnico es el estudio del propio mercado, más que una evaluación de los factores que afectan la oferta y la demanda de un producto básico. Los componentes importantes de un análisis técnico son precios, volumen de mercado y volumen de contratos abiertos. Puesto que este enfoque técnico sólo examina el mercado, se deberán tener en cuenta las fluctuaciones que reflejan las actuaciones de los agentes y que no van necesariamente unidas a los ciclos de la oferta y la demanda. La suposición básica de todos los análisis técnicos es que la futura situación del mercado sólo puede pronosticarse analizando su comportamiento en el pasado (aunque en el comercio de algodón son muchos los que se resisten a aceptar este principio).

    No todos los agentes, ni siquiera la mayoría, pueden hacer un análisis técnico detallado. El principal elemento para tomar la decisión acertada es mantener un contacto estrecho con los mercados y con expertos del ramo. Sin embargo, si especialistas en análisis por gráfico proporcionan el análisis en un plazo útil, el análisis técnico puede proporcionar información adicional de utilidad, en particular para pronósticos a medio plazo.

    Las principales herramientas de análisis son las pautas que han seguido los precios en el pasado y que están reflejadas en los distintos tipos de diagramas o gráficos. También se examinan los cambios de volumen de las posiciones abiertas (es decir, el número de contratos de futuros y de opciones pendientes sobre un producto básico determinado) y el volumen total de operaciones en el mercado. Los diagramas suelen utilizar una media móvil para registrar e interpretar las tendencias que siguen los precios. En la mayoría de los diagramas, la media se convierte con el tiempo en la información más reciente sobre el precio, y se descarta el precio anterior. Por ejemplo, una sencilla media móvil de tres días del precio de cierre diario de un producto básico cambia como sigue: el miércoles, la suma de los precios al cierre del lunes, el martes y el miércoles se divide por tres; el jueves, la suma de los precios al cierre del martes, miércoles y jueves se divide por tres; y así sucesivamente. Los analistas pueden calcular los precios medios durante un plazo de horas, días, meses o incluso años, dependiendo de lo que necesiten.

    El valor de la media móvil siempre avanza a la zaga del precio corriente del mercado. Cuando los precios suben en los mercados alcistas, la media móvil caerá por debajo del precio corriente. No obstante, la media móvil en un mercado bajista será más alta que el precio corriente. Cuando la tendencia de los precios se invierte, la media móvil y el precio corriente se cruzan.

    Los partidarios del análisis por gráficos reconocen que los factores fundamentales son los principales determinantes de los precios del producto básico, pero señalan que no bastan dichos factores para predecir los precios. Sostienen que los gráficos incorporan todos los factores fundamentales que configuran los precios y también reflejan la reacción subjetiva del mercado a estos factores. El argumento alternativo mantiene que a pesar de que la curva del precio y otros elementos del gráfico son reales y objetivos, la interpretación es necesariamente subjetiva. En consecuencia, el mismo gráfico puede enviar señales contradictorias a lectores diferentes.

    En realidad es probable que exista una superposición considerable entre el enfoque de los factores fundamentales y el enfoque del análisis por gráficos. Es habitual que los operadores determinen la tendencia del mercado estudiando los factores fundamentales y que luego elijan el momento correcto para entrar en el mercado tras consultar los diagramas. Asimismo, los partidarios del diagrama también estudian otros factores que van más allá del límite del análisis técnico. Podrían examinar el número de días de mercado que faltan para que venza la posición, las cantidades notificadas para entrega en la bolsa, la situación de las posiciones largas, y la posibilidad de aceptar entregas en la bolsa sin resultados adversos.

    Muchas empresas se especializan en elaborar diagramas para varios productos básicos, y la mayoría de ellas tienen sitios web en los que se puede obtener información sobre el análisis por gráficos, como pueden ser la trayectoria de los precios, los volúmenes, el volumen de contratos abiertos y los estudios técnicos.

    Volumen de contratos abiertos y volumen de operaciones


    El total de las posiciones largas o cortas pendientes de una cámara de compensación se denomina volumen de contratos abiertos. Si un corredor que tiene una posición larga en un contrato de futuros vende su posición a otro agente que quiere una posición larga en futuros, el volumen de contratos abiertos no cambia. Sin embargo, cuando vende dicha posición a un agente que tiene una posición corta y, por consiguiente, está cerrando su posición, el volumen de contratos abiertos se reduce. El volumen total de contratos abiertos indica el grado de liquidez corriente de un mercado determinado.

    A final de diciembre de 2006, el volumen de contratos abiertos del contrato Cotton No. 2 se elevaba a 170.511 contratos (equivalente a 3,87 millones de toneladas) a diferencia de los 105.414 del año anterior. El volumen de contratos abiertos de opciones sobre el algodón era de 213.415 contratos (equivalente a 4,84 millones de toneladas), lo que indica una fuerte subida en ese año (127.789 contratos).

    Volumen de operaciones


    El volumen de operaciones, o la cifra de negocio, equivale al número de intercambios de todos los contratos de futuros de un producto básico concreto en un día determinado. Los analistas técnicos consideran que el volumen y el volumen de contratos abiertos son indicadores del número de personas interesadas en el mercado y, en consecuencia, de la probabilidad de que los precios suban. Un incremento gradual del volumen durante una recuperación de los precios podría sugerir que se mantendrá la tendencia.

    El aumento del volumen podría también ser el resultado de una previsión de precios más altos en el futuro, pero, en realidad, podría indicar que posiciones largas o cortas están abandonando el mercado por la caída de los precios. En general, el volumen de los intercambios es una buena orientación acerca de la solidez del apoyo exterior que recibe la fluctuación de precios en el mercado.

    El volumen total de operaciones de compraventa de algodón en Nueva York ha crecido de 3.156.018 contratos de futuros en 2004 hasta alcanzar 3.848.990 en 2005 (+22%) y 4.490.407 en 2006 (+17%). En 2006 se intercambiaron cada día unos 19.000 contratos de media (equivalentes a 430.000 toneladas), a diferencia de los apenas 13.500 en 2004.

    El volumen total de opciones sobre algodón en Nueva York alcanzó 1.820.259 contratos en 2006, es decir un 6% más que 2005 (1.709.345), y 1.726.982 en 2004. En 2006 se intercambiaron de media 7.750 contratos de opciones al día (equivalentes a 175.000 toneladas).

    Relación entre el volumen de contratos abiertos, volumen y precio

    Los elementos de análisis por gráficos deben ser interpretados conjuntamente porque por sí solos carecen de sentido. Cuando los cambios en el volumen de contratos abiertos y el volumen se analizan conjuntamente con los diagramas de precios, pueden indicar varias tendencias, que se describen en los siguientes párrafos.

    La expansión del volumen y del volumen de contratos abiertos con un trasfondo de precios que suben indica una tendencia alcista. El aumento de las posiciones abiertas es consecuencia de que en el mercado están entrando nuevas posiciones largas y nuevas posiciones cortas. No obstante, con cada siguiente fluctuación al alza de los precios, las posiciones cortas que habían entrado previamente en el mercado incurrirán en un agravamiento de las pérdidas que resultará cada vez más difícil de sostener. Al final, los agentes con posiciones cortas estarán obligados a comprar, lo que añadirá al mercado más presión de compra.

    Una subida persistente del volumen y del volumen de contratos abiertos con precios al alza es un buen indicador de un mercado alcista. Ante este panorama querrán entrar en el mercado más participantes nuevos en la parte de las posiciones largas, que buscarán niveles más altos. Cuando el volumen y el volumen de contratos abiertos comienzan a bajar, podría ser una indicación de que se invierte la tendencia. Como ya se dijo para el mercado de Nueva York, el informe sobre el compromiso de los agentes que publica la comisión CFTC (www.cftc.gov) presenta un amplio análisis del volumen de contratos abiertos, no solamente por categoría de agentes, sino también por cambios semanales.

    Si el volumen y el volumen de contratos abiertos diarios caen y los precios bajan, se confirma la tendencia bajista. Cuando hay más vendedores que compradores en el mercado, las posiciones largas sufren crecientes pérdidas hasta que son arrastradas a la posición de venta. Un descenso de los volúmenes junto con un descenso de los precios significa, a su vez, que aún habrá que esperar algún tiempo hasta alcanzar el precio más bajo de la tendencia bajista.

    Una explosión del volumen puede apuntar también a un punto de inflexión del mercado si ese día se registran compraventas a niveles de precios muy altos contra un volumen muy grande, y si las ulteriores fluctuaciones de los precios, hacia arriba o hacia abajo, van acompañadas de unos niveles de volumen más bajos. Es una buena indicación de que la inversión es inminente. Asimismo, la caída de los precios después de una severa tendencia a la baja, registrada contra un alto volumen, puede ser un indicio de que el fin de la tendencia bajista está próximo.

    Análisis por gráficos

    Los dos diagramas que más se utilizan en el análisis técnico son el diagrama de barras y el gráfico de puntos. A estos diagramas se pueden añadir numerosos estudios técnicos como las líneas de tendencias, las medias móviles y las probabilidades.

    El diagrama de barras utiliza una barra vertical para registrar las bandas de fluctuación alta y baja de un precio en cada día de mercado. La longitud de la barra indica la gama de fluctuación entre la cotización más alta y la más baja. La línea vertical se cruza con una pequeña línea horizontal al nivel del precio de cierre. Por consiguiente, en una sola línea por día es posible indicar el precio de cierre así como las cotizaciones mínima y máxima registradas durante esa jornada. Cada día se hace un registro que va trazando una figura chartista que puede abarcar varias semanas, meses o incluso años.

    Algunos analistas de bolsa insisten en que debería comenzarse un nuevo diagrama de barras tan pronto como se abre una nueva posición de futuros. Lo habitual, sin embargo, es continuar el diagrama original con la nueva posición detrás de la posición que acaba de vencer. Habida cuenta de que la nueva posición podría tener descuentos o primas con respecto a la posición antigua, el diagrama debería marcar claramente dónde comienza la nueva posición y dónde termina la antigua.

    El trazado continuo puede hacerse de distintas formas. Un modo consiste en indicar la primera posición hasta su vencimiento, para continuar después con la nueva posición. Otro modo es mostrar solamente una posición hasta que vence, y luego continuar con el mismo mes del año siguiente. La desventaja del segundo método es que si una posición vence, por ejemplo en diciembre de 2004, y la siguiente que se toma es de diciembre de 2005, los precios podrían haber cambiado considerablemente y el diagrama podría, por consiguiente, indicar un fuerte aumento y una fuerte disminución.

    Las líneas de tendencias en los diagramas revelan los cambios significativos de las tendencias, pero ocultan otros cambios más sutiles de factores como la oferta y la demanda. La línea de tendencias es la más adecuada para registrar los cambios de los índices o de otros datos financieros y económicos a largo plazo. El mercado registra tres tipos de tendencias: una alcista cuando los precios suben; una bajista cuando los precios bajan; y una estable o lateral cuando los precios ni suben ni bajan. Una tendencia estable que se mantiene durante un período de tiempo relativamente largo se conoce como área de congestión. Cuanto mayor es este área, mayor será la posibilidad de que el mercado inicie una tendencia determinada, alcista o bajista.

    Las figuras chartistas más fáciles de reconocer son aquéllas formadas por los tres tipos de líneas de tendencia, a saber: la línea de apoyo, que se traza para conectar los puntos más bajo de la fluctuación de precios; la línea de resistencia, que se traza a través de los picos de la tendencia; y el canal, que es el área entre las líneas de apoyo y de resistencia que contiene una fluctuación de precios sostenida.

    El gráfico de puntos se diferencia del diagrama de barras en dos aspectos importantes. Primero, hace caso omiso del paso del tiempo. A diferencia del diagrama de barras, en el que las líneas son equidistantes para marcar los distintos períodos de tiempo, cada columna del gráfico de puntos puede representar una duración de tiempo cualquiera. Segundo, el volumen de compraventas no es importante porque se considera un mero reflejo de la actividad del precio y carece de importancia como pronóstico. La medición del cambio de dirección que siguen los precios determina por sí sola el modelo del diagrama. Las hipótesis que se desprenden del gráfico de puntos conciernen en primer lugar al precio del producto básico. Se supone que, en un momento dado, el precio es la valoración correcta del producto básico hasta el instante en el que se cierra el contrato. Este precio resulta del consenso de todos los compradores y vendedores del mundo, y el resultado de todas las fuerzas por las que se rigen las leyes de la oferta y la demanda. En este diagrama no es necesario incluir ninguna otra información porque se supone que el precio refleja toda la información esencial del producto básico.

    Los diagramas diarios y mensuales de los precios de futuros de algodón (junto con la información sobre los volúmenes y el volumen de contratos abiertos) pueden obtenerse gratuitamente de TFC Commodity Charts en www.futures.tradingcharts.com y son de fácil acceso.