• back
  • 4.2-CAMBIOS DEL PAPEL DE LOS COMERCIANTES DE ALGODÓN

  • header SP 
  • Cambios del papel de los comerciantes de algodón

    Capítulo 4 - Compraventa de algodón - Cambios del papel de los comerciantes de algodón

     
     
    Nunca antes había conocido la industria algodonera mundial un período de cambios, avances y evolución como el actual. Asistimos a la rápida evolución de las prácticas de producción y de la capacidad gracias a la tecnología y la incorporación de regiones de reciente desarrollo, a la mayor disponibilidad y eficiencia de la información sobre el mercado, a las nuevas ventajas de los sistemas de fabricación y transformación y a la evolución de la función y el papel del comerciante de algodón.

    ¿En qué han cambiado el papel y la función del comerciante tradicional de algodón?

    En el pasado, el comerciante de algodón se beneficiaba de su capacidad de anticiparse a la corriente de información. Esta práctica ya no es lo que era gracias a la introducción y la adopción de sistemas de información que permiten a los participantes del mercado conocer en tiempo real los partes meteorológicos, la oferta y la demanda y la fijación de precios. Todos los participantes del mercado están ahora en igualdad de condiciones en este sentido.

    A pesar de que los comerciantes podrían sentirse desalentados ante esta súbita profusión de información que podría impedirles mantenerse en el negocio del algodón, lo cierto es que al cambiar su enfoque y revolucionar su modelo comercial han sabido crear valor y convertirse en gerentes integrados en la cadena mundial de suministro de algodón. Su objetivo es añadir valor a cada parte del proceso, que abarca desde la producción hasta las puertas de la hilandería industrial.

    La gestión de la cadena de suministro comienza, como cabría esperar, con la producción de algodón en rama. Al proporcionar al productor de algodón insumos para el cultivo, como fertilizantes y financiación, los comerciantes pueden garantizar que el productor dispondrá de los recursos necesarios para obtener el máximo rendimiento y la mejor calidad posibles. Los comerciantes combinan este servicio de financiación con servicios de comercialización, y ayudan al agricultor a gestionar los riesgos de producción y de precios. Se sitúan así como el comprador preferido de la cosecha del agricultor. Esto tiene importantes ventajas para gestionar la calidad y la entrega que, al final, beneficiará a la hilandería que compra el algodón.

    Una vez recolectada y desmotada la cosecha, la posibilidad de ofrecer un almacén y servicios de logística bajo su gestión garantiza a los comerciantes un control de calidad adicional y les permite servir mejor al cliente hilandero con entregas justo a tiempo o con requisitos de calidad específicos.

    El almacenamiento suele dividirse entre los lugares de origen y de destino. Un ejemplo de almacenamiento en el lugar de destino es la consignación en depósitos en China; este servicio permite a los hilanderos chinos gestionar mejor su flujo de caja y la calidad, porque disponen de una variedad de algodones reales entre los que elegir. Este servicio es otra innovación del comerciante de algodón bien adaptado a la cadena de suministro.

    Estos conceptos ya están implantados “en el mercado”, pero son pocos los comerciantes de algodón que se han integrado plenamente en cada una de las fases para garantizar al cliente calidad, precio y servicio. Los comerciantes de algodón deben convertirse en gerentes integrados en la cadena de suministro para mantener su posición relevante en los mercados de hoy.

    ¿Qué hay de los futuros avances en la cadena de suministro? ¿Cómo podrá el comerciante de algodón mantener su relevancia en el futuro?

    Entre los avances tecnológicos en el sector del algodón se incluyen nuevas mejoras en la genética y las prácticas de cultivo que propician un mayor rendimiento y mejor calidad. Aún existe una diferencia considerable entre los realizadores de alto y de bajo nivel en lo que respecta al rendimiento. A medida que crece y mejora el uso de la tecnología, aumenta considerablemente el rendimiento medio en todo el mundo gracias a la rápida mejora de productores cuyo rendimiento era relativamente bajo.

    A medida que crece el rendimiento, crece también la necesidad de capital porque el aumento de insumos para el cultivo tiene que ir acompañado de mejores prácticas de producción. El comerciante de algodón debe desempeñar un papel más amplio en este campo, lo que requiere una mayor adaptación a la estructura de la cadena de suministro. Proporcionar el acceso al capital cuando éste más se necesita exigirá en los próximos años una ingeniería financiera sofisticada que, a su vez, obligará al comerciante de algodón a ampliar sus conocimientos expertos más allá de lo que es convencional en la actualidad.

    También el capital se convertirá en una herramienta de la que el comerciante de algodón podrá servirse para prestar un mejor servicio al sector de consumidores. Esto no quiere decir que los comerciantes de algodón deban comenzar a invertir en hilanderías industriales, sino que “asociándose” con sus clientes consumidores podrán proporcionar liquidez adicional a los clientes para que utilicen su propio capital de una manera más eficaz y rentable. Esta parte del negocio se encuentra en su fase inicial de desarrollo y presenta perspectivas muy interesantes.

    La tecnología incluye asimismo capacidades de gestión de riesgos. Estas capacidades tienen un valor tangible para productores así como consumidores, si bien hasta ahora no han podido implantarse realmente, especialmente entre los consumidores. Esto tendrá que cambiar en el futuro a medida que las condiciones de la macroeconomía se vuelven más inciertas en general.

    En el pasado, los comerciantes de algodón de rango mundial subscribían en su mayor parte la calidad, el servicio y el precio como los fundamentos del éxito en los negocios. Ahora deben incluir la tecnología y el capital contenido en la cadena de suministro integrada para seguir siendo relevantes y útiles para el sector en un futuro. Para superar esta evolución y, lo que es más importante, hacer posible que los comerciantes alcancen esta estrategia deben existir relaciones directas. Mantener relaciones directas con los productores y los consumidores es importante y necesario para que los comerciantes de algodón puedan implantar con éxito la estrategia en la cadena de suministro.

    Las relaciones directas permiten al comerciante conocer y gestionar mejor las necesidades del productor y del consumidor y, lo que es más importante, les permite añadir valor a la actividad comercial del cliente. Para ser y seguir siendo relevantes y viables a largo plazo, los comerciantes deben comprometerse con las actividades de la cadena de suministro integradas y mantener relaciones directas con productores y consumidores.