• back
  • 4.9-COMPRAVENTA DE ALGODÓN FÍSICO A PRECIO PENDIENTE DE FIJACIÓN

  • header SP 
  • Compraventa de algodón físico a precio pendiente de fijación

    Capítulo 4 - Compraventa de algodón - Compraventa de algodón físico a precio pendiente de fijación  

     
     
    Las ventas a término de algodón físico a precio fijo constituyen la forma más sencilla de gestionar el riesgo de precios como parte de la comercialización. El volumen previsto de la cosecha se conoce razonablemente bien, los precios son satisfactorios y los compradores confían lo suficiente en el vendedor como para encomendarle una venta a término. Ésta es quizá la situación ideal, pero que rara vez encontramos en la vida real. Y cuando los precios estánmuy bajos, los contratos a término a precio fijo sólo resultan atractivos al comprador. Cuando las perspectivas del mercado son inciertas, muchos comerciantes e hilanderos son reacios a comprar algodón físico directamente mediante un contrato a término. El comercio internacional ha desarrollado un sistema de venta de algodón sin especificar el precio, es decir, el algodón se vende a precio pendiente de fijación contra los mercados de futuros (o el Índice A de Cotlook). Se elige un mes de entrega del mercado de futuros pertinente, y su precio en un momento dado determinará (o fijará) el precio del contrato del algodón físico. Si la calidad del algodón físico vale más o menos que la calidad que ha servido de base para el contrato de futuros, el precio se estipulará como sigue (por ejemplo) “3 centavos por libra sobre (o menos) diciembre” – el más 3 es el diferencial.


    El contrato constituye un acuerdo firme de entregar y aceptar una cantidad de algodón físico de una calidad conocida y de acuerdo con las condiciones establecidas. Estas condiciones se basan en la cotización para el mes de entrega específico del mercado de futuros en el momento de fijar el diferencial acordado, más o menos. La ventaja para el comprador y el vendedor es que los dos tienen ahora un contrato para algodón físico, pero el precio sigue abierto. La venta a precio pendiente de fijación fija el diferencial que pagará el comprador con respecto a las posiciones de los futuros subyacentes, pero el riesgo de precio general y la decisión sobre cuándo se fijará el precio siguen completamente abiertos. En otras palabras, la venta a precio pendiente de fijación no significa que el vendedor haya decidido el precio – éste sólo se decidirá cuando el vendedor lo fije.

    En otras palabras, el vendedor y el comprador han separado ahora la decisión operativa de vender/comprar algodón físico de la decisión financiera de fijar el precio de dicho algodón, la cual prefieren aplazar. Este acuerdo garantiza flexibilidad al comprador así como al vendedor. Ahora existe la obligación de entregar y de aceptar el algodón físico, pero el precio sigue abierto y ambas partes pueden seguir especulando en el mercado. El productor debe comprender que únicamente han fijado el diferencial del mercado y que el riesgo de precios seguirá existiendo hasta que se dé la orden de fijar uno. Pero habrá asegurado un destino para el algodón físico, lo que le permite hacer planes de cara al futuro y organizar el control de calidad, la entrega y el transporte.

    Contratos “on call” del vendedor a precio pendiente de fijación

    • Generalmente se redactan de tal manera que permitan que el precio lo fije el vendedor antes de la fecha del primer aviso para ejecutar el contrato de los futuros específicos.
    • Permite al vendedor pedir al comprador que fije el precio del contrato en base al precio de los futuros vigente en ese momento (por lo que no es necesario que el vendedor tenga una cuenta de futuros).

    Contratos “on call” del comprador a precio pendiente de fijación

    • A veces permite al comprador fijar el precio en cualquier momento antes de la entrega del algodón físico, pero generalmente antes de la fecha del primer aviso del contrato de futuros específicos.
    • Permite al comprador pedir al vendedor que fije el precio del contrato en base al precio de los futuros vigente en ese momento (por lo que no es necesario que el comprador tenga una cuenta de futuros).