• back
  • INTRODUCCIÓN

  • header SP 
  • Introducción

     
     
    El algodón es un producto básico importante en la economía mundial; en la campaña de comercialización 2005/06 (de agosto a julio) alcanzó un volumen de comercio por valor de unos $12.000 millones.

    La base de esta guía la constituyen las contribuciones de profesionales de reconocido prestigio procedentes de todos los continentes, entre los que se incluyen organizaciones internacionales, funcionarios públicos, universidades, empresas dedicadas al comercio internacional, proveedores de servicios del sector algodonero e industrias textiles que son importadoras de algodón.

    La Guía del Exportador de Algodón comprende todos los componentes esenciales del comercio algodonero. Su finalidad es dar respuesta a las necesidades de los actuales exportadores que deben afrontar numerosos retos – comerciales, técnicos, logísticos, medioambientales y sociales – en un clima comercial que se vuelve cada vez más sofisticado y competitivo.

    La Guía del Exportador de Algodón está dividida en seis capítulos. El Capítulo 1 ofrece un panorama general del mercado mundial de algodón (producción, consumo y comercio), los factores que influyen en la oferta y la demanda, las tendencias del mercado y las principales cuestiones relacionadas con el sector, incluidas la política comercial y la OMC.

    El Capítulo 2 hace una evaluación de la demanda de algodón y dedica algunos apartados a los procesos textiles a que es sometido, sus características físicas, la calidad y sus factores determinantes, los neps y las fibras cortas, el problema de la contaminación, la clasificación y calibración, las pruebas instrumentales.

    El Capítulo 3 examina la compraventa de algodón, y algunos de sus apartados tratan sobre el embalaje, los controles, los servicios administrativos y documentación, el flete y el embarque, la financiación, los recibos de almacenamiento, los seguros, la gestión de riesgos, los contratos y el arbitraje.

    El Capítulo 4 se centra en la comercialización y promoción del algodón, y algunos de sus apartados tratan sobre el comercio electrónico (subastas por Internet y trámites por vía electrónica) la bolsa New York Board of Trade y otros mercados de futuros, la cobertura del riesgo cambiario y la comercialización, el sistema de precio mínimo garantizado, el rol de los comerciantes en las exportaciones de algodón, la armonización de las pruebas instrumentales y la promoción del algodón.

    El Capítulo 5 estudia los segmentos del mercado e incluye apartados dedicados a los diferentes tipos de algodón, los algodones convencionales, los transgénicos y los de fibra extralarga, y pone de relieve el mercado del algodón orgánico.

    El Capítulo 6 presenta el perfil de los mercados de los principales países importadores de Asia (Bangladesh, China, la India, Indonesia, el Pakistán, Tailandia y Turquía), e incluye recomendaciones sobre cómo dirigirse a sus florecientes industrias textiles que consumen grandes cantidades de algodón.

    Los apéndices, por último, incluyen en particular una lista detallada de sitios web de utilidad en los que se puede recabar información adicional.

    De conformidad con la sección 12 de la Declaración Ministerial de Hong Kong de la OMC, en la que se insta “a los Miembros a fomentar y apoyar la cooperación Sur-Sur, incluida la transferencia de tecnología”, la Guía del Exportador de Algodón trata sobre los problemas relacionados con el comercio a los que deben hacer frente los productores y exportadores de países africanos y de otros países en desarrollo, y será de utilidad para desarrollar vínculos comerciales Sur-Sur entre los exportadores africanos de algodón y los importadores asiáticos. Los autores y el CCI comparten la creencia de que una mayor eficiencia y un mejor conocimiento del comercio ayudarán a los productores y a los exportadores en sus intentos de maximizar sus ganancias.

    La Guía del Exportador de Algodón trata solamente sobre las exportaciones de fibra de algodón, sin cardar ni peinar, lo que se conoce como “algodón en rama o en bruto”, y no incluye los desperdicios del algodón, la borra, el algodón cardado o peinado, los hilados de algodón, las telas de algodón, las semillas de algodón ni el aceite y las tortas de semilla de algodón. En el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías, conocido comúnmente como el Sistema Armonizado (SA), el código arancelario armonizado para el algodón, no cardado ni peinado, es 5201.00. Este código corresponde al subgrupo 263.1 en la Clasificación Uniforme para el Comercio Internacional de las Naciones Unidas (CUCI – Rev. 3).