• back
  • 4.7.1-PANORAMA GENERAL

  • header SP 
  • Panorama general

    Capítulo 4 - Compraventa de algodón - Compraventa de futuros    

     
     

    Procedimiento en el parqué

    En la cotización tradicional a viva voz, la contratación tiene lugar sobre el parqué de la bolsa. A diferencia del mercado físico, no está permitido concertar las operaciones en privado. La transacción se negocia sobre el parqué, dando así a todos los participantes la oportunidad de responder a las ofertas y demandas que se produzcan en ese momento. La negociación se cierra cuando el comprador y el vendedor llegan a un acuerdo y el vendedor registra el contrato como venta en la cámara de compensación. A partir de este momento los dos agentes sólo serán responsables ante la cámara de compensación. Esto significa que la cámara de compensación forma parte de todas las transacciones que realizan los compradores y vendedores.

    La compraventa automatizada o electrónica es diferente, pero mantiene la transparencia del mercado de cotización a viva voz en el sentido de que todos los participantes pueden presenciar las ofertas y demandas. El sistema informático compara ofertas y demandas equivalentes sin intervención humana. Una vez acopladas, el procedimiento de compensación es exactamente el mismo que con el sistema de cotización a viva voz.

    Los contratos de futuros están normalizados en el sentido de que todas las condiciones están establecidas, excepto la fecha de entrega exacta, los nombres del vendedor y del comprador y el precio. Las reglas del mercado son condiciones contractuales legalmente vinculantes y, en consecuencia, no pueden sufrir alteraciones de consideración durante el plazo de vigencia del contrato. Cada contrato de futuros especifica la cantidad, la calidad y el estado del producto básico a su entrega, los pasos que habrá que seguir en el supuesto de que no se efectúe la entrega y las condiciones para el pago final.

    Entrega

    La mayoría de las transacciones de futuros no derivan en la entrega física del producto básico.

    Dependiendo de su estrategia, los agentes de futuros toman decisiones muy meditadas para evitar la entrega o bien para que ésta se efectúe. Es decir, hacen una transacción de compensación antes de la entrega, evitando así que les sea entregado el algodón físico, o bien fuerzan conscientemente a la bolsa (mediante ofrecimiento de pago) para que le sea entregado el algodón físico permitiendo que venza el contrato. La entrega se efectuará entre el primero y el último día de mercado del mes de entrega, aunque las condiciones exactas varían de un mercado a otro.

    Aun cuando el contrato de futuros puede utilizarse para la entrega, sus condiciones no son convenientes para todas las partes. Por ejemplo, las condiciones de entrega de los contratos de futuros establecen que el vendedor tiene derecho exclusivo a elegir el lugar de entrega. Esta situación puede evidentemente crear dificultades al comprador. Por otra parte, el algodón real entregado, aunque sea aceptable para el contrato de futuros, podría no coincidir con las necesidades específicas del comprador en materia de calidad.

    Transacciones de compensación

    Un agente que compra un contrato de futuros y no tiene ninguna otra posición en la bolsa, toma una posición larga. Si esta compra no es compensada en algún momento con una venta equivalente de futuros, el comprador tendrá que aceptar la entrega del producto real.

    En cambio, cuando un agente vende un contrato de futuros sin efectuar una compra de futuros de compensación se dice que su posición es corta. Los agentes que han tomado una de estas dos posiciones en el mercado tienen dos maneras de liquidarla. La primera implica la entrega o recepción real de la mercadería. La mayoría de los agentes eligen la segunda opción, que consiste en cancelar la obligación de comprar o vender llevando a cabo una operación inversa, denominada transacción de compensación. Al comprar un contrato equiparable, un agente de futuros que tenga una posición corta ya no tendrá la obligación de efectuar la entrega. Asimismo, un agente que tenga una posición larga podrá compensar las compras pendientes con una venta.

    Volumen de contratos abiertos. El total de posiciones largas o cortas (que son siempre equivalentes) de la cámara de compensación que estén pendientes en un momento dado se denomina volumen de contratos abiertos. Al final de cada día de mercado, la cámara de compensación asume una parte de todos los contratos abiertos: si el agente tiene una posición larga, la cámara de compensación toma la posición corta, y viceversa. La cámara de compensación garantiza a sus miembros la ejecución por ambas partes de todos los contratos abiertos, y el agente trata solamente con la cámara de compensación tras haber iniciado una posición. En realidad, todas las obligaciones de recibir o entregar productos básicos son asumidas con respecto a la cámara de compensación y no con respecto a otros agentes.

    Precios de los futuros


    Precios de los futuros y precios spot o para entrega inmediata. Los mercados de futuros proporcionan un foro público que permite a los productores, consumidores, agentes y especuladores intercambiar ofertas hasta que se alcanza el precio que equilibre la oferta y la demanda del día. La parte del comercio de algodón físico que se cotiza a través de los mercados de valores es insignificante. El precio de los futuros tiene la finalidad de reflejar las condiciones reales y eventuales de la oferta y la demanda, mientras que el precio spot en el mercado físico hace referencia al precio del algodón para su entrega inmediata. En el mercado de futuros, el precio spot refleja normalmente la posición de la cotización de los futuros más próximos.

    Costos directos e inversiones. Cuando la cotización de posiciones a término lleva una prima respecto al precio spot, se dice que el mercado presenta un costo directo (carry, conocido también como costo de prolongación o contango). El precio de las sucesivas posiciones a término sube hasta apartarse al máximo de la posición spot. Para ofrecer incentivos adecuados a los agentes para que compren existencias, las primas de las posiciones a término deberán cubrir al menos parte de los costos de prolongación que soportan aquellos que asumen la propiedad. Por lo tanto, cuando hay un excedente de existencias, el mercado de futuros permite a los operadores entrar en el mercado para comprar el producto básico al contado y vender a futuro. El costo directo terminará creciendo hasta un nivel en el que la prima cubre el costo completo de financiación, almacenamiento y seguros de las existencias de algodón no utilizadas. Este nivel de prima a término se conoce como costo directo completo (full carry). Los titulares del excedente de algodón tendrán ahora cubiertos todos los costos derivados de mantener dichas existencias.

    El importe de la prima a término o descuento entre los distintos meses bursátiles que se cotizan a término en un momento dado refleja los fundamentos del mercado algodonero. Cuando la oferta de algodón es escasa, el mercado casi siempre muestra una inversión (aplazamiento de entrega), y la cotización a término se sitúa con un descuento respecto al precio al contado. Esta inversión anima al titular de los excedentes de existencias a ponerlas a la venta en el mercado spot y ganar la inversión comprando simultáneamente un volumen equiparable de futuros a término con un descuento respecto al precio spot.

    Diferencias entre los precios de mercados a término y de futuros


    Los mercados a término se utilizan para contratar la entrega física de un producto básico. En cambio, los mercados de futuros son mercados de “papel” que se utilizan para cubrir el riesgo de precios o para especular, más que para negociar la entrega real del producto. En general, los precios en los mercados del producto físico y de futuros siguen tendencias paralelas. Pero mientras que el precio de los futuros representa las condiciones de la oferta y la demanda a escala mundial, el precio físico de cualquier algodón en particular en el mercado a término refleja la oferta y la demanda del tipo y el grado de dicho algodón específico, y de las producciones comparables más parecidas.

    Los precios en los mercados de algodón físico y de futuros suelen oscilar juntos porque los agentes de contratos de futuros están autorizados a exigir o efectuar la entrega del algodón físico contra su contrato de futuros. Lo que cuenta no es si la entrega se lleva a efecto realmente, sino si la entrega es posible, tanto si se opta por llevarla a cabo como si no. Cualquier discrepancia del mercado entre los precios para el algodón físico y los precios de futuros atraerá transacciones simultáneas de compensación en ambos mercados, acercando así los precios una vez más.

    Sin embargo, comprar futuros con la esperanza de utilizar el algodón contra obligaciones de entrega física es una operación sumamente arriesgada porque el comprador de contratos de futuros no conoce el lugar exacto de almacenamiento ni el origen ni la calidad del algodón hasta que no se efectúe la entrega. El algodón que al final se entregue podría no ser el idóneo para las obligaciones contractuales contraídas por el comprador, lo que incrementa el riesgo, más que disminuirlo. Por otro lado, el algodón físico de un contrato para un envío o entrega a término que sea de una calidad aceptable suele poder entregarse contra una posición corta en el mercado de futuros porque el comprador puede elegir el origen y el lugar donde efectuar la entrega física (u oferta). Esta característica convierte el contrato de futuros en especialmente idóneo como cobertura contra los contratos para la entrega física.

    Tipos de pedidos y de órdenes

    Un pedido a precio fijo para el mismo día
    significa que un miembro de la bolsa recibe la orden de comprar o vender un número determinado de lotes (contratos) para un mes en particular a un precio establecido, por ejemplo, dos lotes (200 balas) de algodón para diciembre a 62 centavos la libra. El contrato deberá cerrarse durante el día en que se da la orden. Si puede, el corredor compra a un precio más bajo, pero nunca a uno más alto; o vende a un precio más alto, pero nunca a uno más bajo. Esto garantiza que los clientes obtendrán el precio deseado si suscriben el contrato, aunque existe el riesgo de que el contrato no se suscriba en absoluto si el corredor de bolsa no puede ejecutar el pedido ese mismo día.

    Precio fijo, pedido abierto
    es un pedido similar, excepto que las instrucciones tienen un plazo indefinido, hasta que el cliente acepte o cancele el pedido. Este tipo de pedido se conoce popularmente como “bueno hasta cancelado”.

    Orden de comprar o vender al mejor precio posible es una orden que concede a los corredores más flexibilidad y les permite suscribir un contrato al mejor precio que puedan obtener en ese momento.

    Los diferentes pedidos suelen realizarse con una serie de condiciones. Por ejemplo, un corredor podría recibir la orden de suscribir un contrato si el precio alcanza un nivel determinado. También pueden hacerse pedidos supeditados a condiciones específicas dictadas por el cliente. Algunos ejemplos de estos pedidos son: aquellos que solamente se ejecutan a la apertura o al cierre del mercado; o aquellos otros que deben ejecutarse dentro de un plazo determinado. (Los pedidos deben esperar su turno a la apertura y el cierre del mercado y, por consiguiente, no todos entran en elmismo precio, en particular cuando el volumen de transacciones es alto en un mercado de gran actividad. Cuando se estipula un precio, el pedido podría no ejecutarse si no se alcanza dicho precio, o si se sobrepasa.)

    Las órdenes de comprar o vender al mejor precio posible y los pedidos a precio fijo para elmismo día son lasmodalidadesmás comunes, pero también se dan órdenes y se cursan pedidos más adaptados a los requisitos del cliente. Los clientes que siguen de cerca las oscilaciones de la bolsa revisan sus órdenes en respuesta a los cambios que se producen en las condiciones del mercado. Aquéllos menos pendientes de la evolución horaria del mercado suelen hacer pedidos abiertos o dar órdenes sujetas a determinadas condiciones. Por ejemplo, una orden con limitación de pérdidas – que se ejecuta tan pronto como el precio alcanza un nivel predeterminado – limita las pérdidas del cliente al nivel relativo al que se ejecute la orden. Imponer condiciones más generales sobre el pedido o la orden da a los corredores mayor flexibilidad para poder reaccionar ante los cambios que se suceden en el mercado y les deja a ellos la decisión final.

    Posiciones

    Posición abierta
    o volumen de contratos abiertos es el número de contratos registrados por la cámara de compensación que no están compensados por otros contratos u ofertas para cancelar la deuda cuando los contratos se convierten en contratos para entrega inmediata (el mes de contrato más próximo). Por ejemplo, un agente de algodón podría tener una posición con la cámara de compensación de 30 contratos de compra y 40 contratos de venta. Algunas de las compras y ventas podrían ser para el mismo mes de entrega, pero el agente podría haberlos etiquetado con “esperar instrucciones” si para el agente dichos contratos representan transacciones de cobertura separadas. Esto significa que el agente contratará futuros adicionales para compensar las transacciones una vez que contrarreste las entregas físicas contra las que tomó la cobertura original. En otras palabras, dicho operador en particular sigue teniendo una posición abierta de 70 lotes hasta que algunos de los contratos sean compensados o “suspendidos”.

    La cámara de compensación informa únicamente sobre el total de todas las posiciones de los operadores, y no sobre la posición de ningún miembro en particular, sobre la que deberá informar el propio corredor. El informe sobre los compromisos de los agentes previsto por la comisión CFTC desglosa por categoría de agentes el volumen de contratos abiertos en contratos Cotton No.2 de la NYBOT. A los grandes agentes se les denomina reportable (que están obligados a informar), mientras que los pequeños agentes no están obligados a informar. El informe sobre los compromisos de los agentes desglosa además el volumen de contratos abiertos de agentes comerciales y no comerciales que estén obligados a informar. Es un mecanismo muy útil para que los exportadores se hagan una idea de las posiciones largas o cortas de los grandes fondos de cobertura especulativa.

    Márgenes

    Los depósitos para compraventas (márgenes)
    son un requisito cuando se inicia una compraventa de futuros. Podrían ser necesarios otros depósitos diarios que reflejen los cambios de precios de los contratos cuando el mercado fluctúa en contra de la posición del agente. Si fueran necesarios fondos adicionales para restablecer el margen original (en la actualidad $1.200 por contrato de algodón para operadores de cobertura, lo que equivale a 2,4 centavos por libra o casi el 4% del valor nominal del contrato), deberán abonarse márgenes de variación a menos que se haya depositado una garantía adecuada, por ejemplo bonos del Tesoro, cuando se estableció la cuenta. En cambio, si el precio de los futuros es favorable al agente, los beneficios transferidos a su cuenta que superen el nivel de margen necesario pasan inmediatamente a disposición del agente.

    De vez en cuando, los márgenes originales y de variación son sometidos a ajustes por las siguientes razones: para reflejar la subida o bajada de los niveles del mercado; para añadir garantía a posiciones volátiles, en particular en los meses que no tienen ningún límite; y como medida disuasoria contra una concentración excesiva de posiciones de compraventa en un mismo mes. Los inversores deben tener presente que los requisitos de márgenes pueden cambiar sin previo aviso.

    Márgenes de financiación

    La financiación de los ajustes de los márgenes de garantía sobre contratos abiertos puede encarecer considerablemente la utilización que productores y exportadores hacen de los mercados de futuros, en parte porque los márgenes de variación se pagan siempre en efectivo. Todo usuario de los mercados de futuros debe tener presente que los ajustes de los márgenes de variación imprevistos pueden resultar costosos en lo que se refiere al flujo de caja que éstos exigen y a la pérdida de intereses sobre el efectivo depositado en la cámara de compensación. Un usuario debe estudiar detenidamente cómo financiará los ajustes de los márgenes de garantía antes de contraer un compromiso. Por ejemplo, cuando el mercado cierra con un “límite de fluctuación al alza”, en otras palabras, 3 centavos por encima del cierre anterior, esto se traduce en un margen de variación de $1.500 por contrato, o sea que un exportador con un corto de 10 contratos contra existencias físicas de 226,8 toneladas tendría que abonar $15.000 en un plazo de 24 horas para cumplir con el ajuste de márgenes. Ni que decir tiene que en una situación semejante, los exportadores se beneficiarían de un incremento del valor de sus contratos físicos, aunque no siempre les resultará fácil convencer a alguien de la validez de este argumento, a menos que sean los bancos que tienen más experiencia en financiación de productos básicos.